[English] Printer-friendly version
The Ecumenical Patriarch
The Ecumenical Patriarchate
Bishops of the Throne
List of Patriarchs
Other Orhodox Churches
Theological and various articles
Ecological activities
Youth ministry
Interchristian relations
Conferences
Photo gallery
Holy Monasteries and Churches
Creed
Church calendar
Icons
Byzantine music
Contact details

Ἀρχική σελίς
Ἀρχική σελίς

Mensaje de Navidad 2017 del Patriarca Ecuménico.

Ἐπιστροφή
Ἐπιστροφή

Prot. No. 1123

PROCLAMACIÓN PATRIARCAL
PARA NAVIDAD

Bartolomé
Por la misericordia de Dios, Arzobispo de Constantinopla-Nueva Roma
y Patriarca Ecuménico
A la plenitud de la iglesia
Gracia, misericordia y paz del Salvador Jesucristo nacido en Belén
* * *

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Por la gracia de Dios, una vez más somos considerados dignos de alcanzar la gran fiesta del nacimiento del Verbo divino en la carne, que vino al mundo para concedernos "bienestar", remisión del pecado, de cautividad a las obras de la ley y la muerte, para otorgarnos una vida verdadera y una gran alegría, que "nadie nos puede quitar"

Damos la bienvenida al "Dios perfecto", que "trajo amor al mundo", que se vuelve "más cercano a nosotros que nosotros a nosotros mismos" . El Verbo divino condesciende a los seres creados en "una condescendencia inexplicable" e incomprensible." El "que nada puede contener "está contenido en el vientre de la Virgen; el más grande existe en lo más pequeño. Este gran capítulo de nuestra fe, de cómo el Dios trascendente "se hizo humano para la humanidad", sin dejar de ser un misterio "inexpresable". "El gran misterio de la Encarnación divina sigue siendo un misterio".

Este extraño y paradójico evento "que estuvo oculto por siglos y generaciones" es la base del don de la deificación humana. "No hay salvación en nadie más; porque no hay otro nombre humano bajo el cielo por el cual debemos ser salvados.”

Esta es la verdad suprema acerca de la salvación. Que pertenecemos a Cristo, que todo está unido en Cristo. Que nuestra naturaleza corruptible se reconfigura en Cristo, la imagen se restaura y el camino hacia la semejanza se abre para todas las personas. Al asumir la naturaleza humana, el Verbo divino establece la unidad de la humanidad a través de una predestinación y salvación divina común. Y no es solo la humanidad la que se salva, sino toda la creación. Así como la caída de Adán y Eva afecta a toda la creación, también la Encarnación del Hijo y Verbo de Dios afecta a toda la creación. "La creación se reconoce como libre cuando aquellos que una vez estuvieron en la oscuridad se convierten en hijos de la luz". Basilio el Grande nos llama a celebrar la santa Natividad de Cristo como la "fiesta común de toda la creación", como "la salvación del mundo". el día de nacimiento de la humanidad ". 

Una vez más, desafortunadamente se escuchan las palabras "Cristo nace" en un mundo lleno de violencia, conflictos peligrosos, desigualdad social y desprecio de los derechos humanos fundamentales. 2018 marca la finalización de setenta años desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que, después de la terrible experiencia y destrucción de la Segunda Guerra Mundial, manifestó los ideales comunes y nobles que todos los pueblos y países deben respetar sin vacilaciones. Sin embargo, el desconocimiento de esta Declaración continúa, mientras que diversos abusos y malas interpretaciones intencionales de los derechos humanos socavan su respeto y realización. Continuamos o no para aprender de la historia o para no querer aprender. Ni la experiencia trágica de la violencia y la reducción de la persona humana, ni la proclamación de ideales nobles han impedido la continuación de la agresión y la guerra, la exaltación del poder y la explotación mutua. Tampoco la dominación de la tecnología, los logros extraordinarios de la ciencia y el progreso económico han traído la justicia social y la paz que tanto deseamos. En cambio, en nuestro tiempo, la indulgencia de los ricos ha aumentado y la globalización está destruyendo las condiciones de cohesión social y armonía.

La Iglesia no puede ignorar estas amenazas contra la persona humana. "No hay nada tan sagrado como un ser humano, cuya naturaleza Dios mismo ha compartido".  Luchamos por la dignidad humana, por la protección de la libertad y la justicia humanas, sabiendo muy bien que "la verdadera paz proviene de Dios", que el misterio trascendente de la Encarnación del  Verbo divino y el don de la deificación humana revelan la verdad sobre la libertad y el destino divino de la humanidad.

En la Iglesia, experimentamos la libertad a través de Cristo, en Cristo y con Cristo. Y la cumbre misma de esta libertad es el lugar del amor, que "no busca lo suyo” sino que "deriva de un corazón puro". Quien depende de sí mismo, busca su propia voluntad y es autosuficiente, - quien persigue la deificación por sí mismo y se felicita a sí mismo, solo gira en torno a sí mismo y a su autoestima y autogratificación individual; esa persona solo ve a los demás como una supresión de la libertad individual. Mientras que la libertad en Cristo está siempre orientada hacia el prójimo, siempre dirigida hacia el otro, siempre dice la verdad con amor. El objetivo del creyente no es hacer valer sus derechos, sino "seguir y cumplir los derechos de Cristo" con un espíritu de humildad y acción de gracias.

Esta verdad sobre la vida en Cristo, sobre la libertad como amor y el amor como libertad, es la piedra angular y la garantía para el futuro de la humanidad. Cuando construimos sobre este espíritu inspirado, podemos enfrentar los grandes desafíos de nuestro mundo, que amenazan no solo nuestro bienestar sino también nuestra propia supervivencia.

La Encarnación del Verbo divino es la afirmación y la convicción de que Cristo guía personalmente la historia como un viaje hacia el reino celestial. Por supuesto, el viaje de la Iglesia hacia el reino, que no se realiza remotamente o independientemente de la realidad histórica -o sus contradicciones y aventuras- nunca ha estado sin dificultades. Sin embargo, es en medio de estas dificultades que la Iglesia da testimonio de la verdad y realiza su misión santificadora, pastoral y transfiguradora. "La verdad es el pilar y la base de la Iglesia ... El pilar del universo es la Iglesia ... y este es un gran misterio, un misterio de piedad".

Hermanos y hermanas, hijos en el Señor,

Celebremos juntos -con la gracia del Verbo divino, que moraba en nosotros, así como con deleite y plenitud de gozo- las fiestas de los Doce Días de Navidad. Desde el Fanar rezamos para que nuestro Señor y Salvador -que se encarnó por condescendencia para con todas las personas- pueda en este año venidero otorgar a todos la salud física y espiritual, junto con la paz y el amor mutuo. Que Él proteja a Su santa Iglesia y bendiga las obras de su ministerio para la gloria de Su Nombre santo y alabado.

Navidad 2017
+ Bartolomé de Constantinopla
Tu ferviente suplicante ante Dios