[English] Printer-friendly version
The Ecumenical Patriarch
The Ecumenical Patriarchate
Bishops of the Throne
List of Patriarchs
Other Orhodox Churches
Theological and various articles
Ecological activities
Youth ministry
Interchristian relations
Conferences
Photo gallery
Holy Monasteries and Churches
Creed
Church calendar
Icons
Byzantine music
Contact details

Ἀρχική σελίς
Ἀρχική σελίς

Catechetical Homily on the opening of Holy and Great Lent 2016 in Spanish.

Ἐπιστροφή
Ἐπιστροφή

Número Prot. 284

HOMILÍA CATEQUÉTICA
EN EL COMIENZO DE LA SANTA Y GRAN CUARESMA

+ BARTOLOMÉ
POR LA GRACIA DE DIOS
ARZOBISPO DE CONSTANTINOPLA – NUEVA ROMA
Y PATRIARCA ECUMÉNICO
A TODA LA PLENITUD DE LA IGLESIA
GRACIA Y PAZ
DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR JESUCRISTO
Y DE NOSOTROS ORACIÓN, BENDICIÓN Y PERDÓN
* * *

Hermanos, hijos e hijas amados y bendecidos en el Señor,
Una vez más este año, a través de las palabras inspiradas por Dios, el Salmista sagrado hace entrar a los fieles ortodoxos en el "misterio" de la Santa y Gran Cuaresma, señalando la benevolencia del Señor y el funcionamiento de la misma exclamando, “el Señor hace justicia y defiende a todos los oprimidos”. (Salmo 102,6). Porque el Señor “colma de bienes tu vida, y te rejuvenece como a las águilas”. (Sal.102.5).

Como todos sabemos, cada persona, creada a imagen y semejanza de Dios, constituye un templo del Señor. Tanto más, los que han sido bautizados en Cristo, ungido con el Santo Crisma e injertado en el olivo de la Iglesia ortodoxa, son templos del Espíritu Santo que reside en nosotros. Este es el caso incluso cuando nos alejamos del Señor por haber cometido pecados voluntarios o involuntarios, porque “si somos infieles, él permanece fiel” (2 Tim 2:13).

Por desgracia, la mancha del pecado impide que la Gracia del Espíritu Santo obre en nosotros. Por esta razón, nuestra Santa Iglesia Ortodoxa estableció el período de ayuno durante la Santa y Gran Cuaresma para purificarnos a través del arrepentimiento, y por lo tanto hacernos dignos de recibir la Pasión vivificante y la gloriosa Resurrección de entre los muertos de nuestro Señor Jesucristo. "Ven alma miserable, con tu cuerpo al Creador de todo, confiesa y deja la locura del pasado, y ofrece a Dios las lágrimas de arrepentimiento", así invita a todos los fieles el poeta del Gran Canon San Andrés de Creta.

La Iglesia, siempre preocupada por nuestra salvación y perfección espiritual, inicia a sus miembros en este período de arrepentimiento, instando a todos a luchar contra la forma materialista y codiciosa de la vida, que, como un "yugo pesado," mantiene el alma y la arrastra sobre la tierra, lo que dificulta su capacidad para extender sus alas hacia el cielo y el reino de Dios.

De este modo, a través del arrepentimiento y las lágrimas de purificación, nos revestimos de nuevo de la belleza primordial y las prendas tejidas por Dios, que perdimos con la caída de Adán, después de haber llevado "la prenda de la vergüenza, así como las hojas de la higuera."

El ayuno y la abstinencia de comida, la charla ociosa, y los malos pensamientos representan el comienzo del uso correcto, sobrio y templado de los bienes materiales, con el bien común como su objetivo. De esta manera, se elimina el impacto negativo que el uso irracional de los bienes pueda tener sobre la sociedad y el medio natural. Esto, por lo tanto, permite que prevalezca el ayuno filantrópico, sin emitir un juicio sobre los oprimidos, y ofrecer misericordia, gracia y comodidad para ellos y para nosotros en nuestro viaje hacia la semejanza de Dios (San Basilio Magno).

De esta manera, un uso moderado de los bienes santifica tanto la materia como nuestras vidas ya que la materia perecedera no es el objetivo per se de la santificación, sino más bien, de sus posibilidades. Por lo tanto, de acuerdo con el evangelio, el ayuno debe constituir un motivo para la restricción, con el objetivo final de “rebosar de esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Rom. 15:13), conforme a la palabra del gran Apóstol de la Naciones, Pablo. Esto es cierto, incluso para los pobres "Lázaros" actuales y para los refugiados.

Por otra parte, no hay que olvidar el verdadero espíritu del ayuno y de la abstinencia, ya que esto es lo que agrada al Señor, como enseña Santiago Apóstol: “la religión pura y sin mácula delante de Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo” (Santiago 1, 27). Porque no vamos a obtener la gracia que se nos ofrece en abundancia a través del ayuno y de la abstinencia - simplemente por dejar de comer. El profeta Isaías se pregunta: “Vosotros sólo ayunáis para pelear y reñir, y para herir con los puños malvados; ¿Este es el ayuno que yo he escogido?” (Isaías 58: 4). El Señor declara por medio del profeta, “¿No es acaso ayuno compartir tu pan con el hambriento y dar refugio a los pobres sin techo, vestir al desnudo y no dejar de lado a tus semejantes?” (Is.58, 5-7).

Especialmente en nuestro tiempo, las crisis financieras y de refugiados, así como la multitud de dificultades que aquejan al mundo hoy en día ofrecen a los cristianos ortodoxos la posibilidad de cultivar el espíritu auténtico del ayuno, la vinculación de la abstinencia de alimentos con actos de caridad y solidaridad hacia nuestros hermanos más necesitados, los que sufren, los pobres, los sin techo, los refugiados, los que “no tienen donde recostar su cabeza” (Mt. 8: 20), y aquellos que se ven obligados por las duras condiciones de guerra, los desafíos, y la pena de abandonar sus hogares paternos y viajar en medio de un sinnúmero de riesgos, peligros y dolores.

Cuando el ayuno se acompaña de un aumento de la filantropía y el amor hacia el menor de nuestros hermanos en el Señor, con independencia de su raza, religión, idioma u origen, a continuación, ha de subir al trono de Dios como un incienso aromático, y los ángeles nos apoyarán mientras ayunemos, de la misma manera que servían al Señor en el desierto.

Ofrecemos de corazón a todos nuestras oraciones fraternales y paternales, para que la fase inminente de la Santa Cuaresma sea fructífera y santificadora, repleta de gracia y santidad, y que Dios nos haga dignos y sin tribulaciones para entrar en el cáliz eterno y vivificante - el lado que da vida del Señor, de la que surgió como la fuente de la liberación y la sabiduría (Gran Canon, Oda 4)

Que la Gracia Divina y la gran misericordia del Señor sean con todos vosotros, hermanos e hijos, de manera que podáis recibir, a través del espíritu evangélico, el regalo de la fiesta de las fiestas y la celebración de las celebraciones - la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, al cual se debe toda gloria, dominio, honor y acción de gracias ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

Santa y Gran Cuaresma 2016
+ Bartolomé, Arzobispo de Constantinopla
Vuestro ferviente suplicante ante Dios