Back
 

Discurso Catequetico pare el inicio de la Santa y Gran Cuaresma

+ B A R T O L O M E
POR LA MISERICORDIA DE DIOS
ARZOBISPO DE COSTANTINOPLA - NUEVA ROMA
Y PATRIARCA ECUMÉNICO
A TODO EL PLEROMA DE LA IGLESIA
SEAN LA GRACIA Y LA PAZ
DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR JESUCRISTO
Y DE NOSOTROS ORACIÓN, BENDICIÓN Y PERDÓN

***

Tributamos himno de gratitud al Dios Unitrino, que nos ha hecho dignos de retornar a la santa y gran Cuaresma, para luchar la buena lucha del ascetismo y volcarnos a "lo único que se necesita" (Lc. 10:42).

En un mundo opuesto al ascetismo, en presencia de la des-santificación contemporánea de la vida y de la dominación de los ideales egoístas y autoindulgentes, la Iglesia ortodoxa insiste para sus hijos en un período cuaresmal de lucha espiritual y "venerable abstinencia" como preparación para la Semana Santa, la Pasión y la Cruz de Cristo, para que así podamos ser testigos y partícipes de su gloriosa resurrección.

Durante la Gran Cuaresma estamos llamados a experimentar más profundamente la economía creativa y salvífica del Dios Trinitario y a participar de la inclinación, dirección y progresión escatológicas de la vida eclesiástica y espiritual de manera más tangible. Nos damos cuenta del trágico punto muerto de la arrogancia egoísta del fariseo, de la dureza del corazón del hijo mayor en la parábola del hijo pródigo, de la insensible indiferencia hacia el hambre, la sed, la desnudez, la enfermedad y el abandono de nuestro prójimo, según la narración del evangelio del juicio futuro. Se nos anima a imitar el arrepentimiento y la humildad del publicano, el regreso del hijo pródigo a la casa del Padre, en cuya gracia confía, así como a aquellos que muestran misericordia hacia los necesitados, la vida de oración de Gregorio Palamás, la vida de ascesis de Juan del Sinaí y María de Egipto, para que, fortalecidos por la veneración de los íconos sagrados y la preciosa Cruz, podamos llegar a un encuentro personal con Cristo, el dador de vida que se levantó de la tumba.

Durante este período bendito, el carácter comunitario y social de la vida espiritual se revela con énfasis particular. No estamos solos; no estamos solos ante Dios. No somos una suma de individuos sino una comunidad de personas, para quienes "existencia" significa "coexistencia". La ascesis no es un hecho individualista, sino un evento y logro eclesiástico: nuestra participación como creyentes en el misterio y los misterios de la Iglesia; una lucha contra el egoísmo, una práctica de filantropía, un uso eucarístico de la creación y una contribución a la transfiguración del mundo. Es la libertad común, la virtud común, el bien común y la adhesión común a la regla de la Iglesia. Ayunamos como lo define la Iglesia y no como nos complace individualmente. Nuestro esfuerzo ascético funciona en el marco de nuestras relaciones con otros miembros del cuerpo eclesial, como participación en eventos, iniciativas y acciones que constituyen a la Iglesia como una comunidad de vida y de "verdad en el amor" (Ef. 4:15). La espiritualidad ortodoxa está inextricablemente ligada a la participación en la vida entera de la Iglesia, que culmina en la divina Eucaristía; es una piedad que nutre a la Iglesia y se expresa como Iglesia.

El período de la Gran Cuaresma no es un período para destacar extremos religiosos o emocionales, o sentimentalismos superficiales. Desde una perspectiva ortodoxa, espiritualidad no significa volverse hacia el espíritu y el alma, lo que promovería una reducción dual de la materia y el cuerpo. La espiritualidad es la penetración de toda nuestra existencia -espíritu, mente y voluntad, alma y cuerpo, toda nuestra vida- por el Espíritu Santo, que es un espíritu de comunión. En consecuencia, espiritualidad significa transformar nuestras vidas en iglesia, una vida inspirada y guiada por el Paráclito, una genuina presencia de dones espirituales, que presupone nuestra propia cooperación y participación libre en la vida sacramental de la Iglesia, una forma de vida piadosa.

Venerables hermanos y amados fieles en el Señor,

Cuando la espiritualidad es auténtica, no puede ser infructuosa. Quien realmente ama a Dios también ama al prójimo en todas partes, así como a la creación en su totalidad. Este amor sacrificial que "nunca falla" (I Cor. 13: 8) es un acto eucarístico, plenitud de la vida en la tierra,  anticipo y verdad de los últimos tiempos. Nuestra fe ortodoxa es una fuente inagotable de empoderamiento, que nos permite luchar espiritualmente, realizar acciones filantrópicas y agradables a Dios, y dar frutos generosos en el mundo para el beneficio de todos. La fe y el amor constituyen una experiencia de vida uniforme e ininterrumpida en la Iglesia. La práctica de la ascesis, el ayuno y la filantropía en el Espíritu Santo y la comunión de la Iglesia constituyen una barrera que impide que la piedad eclesial se convierta en un ídolo religioso, en una introversión estéril o en una hazaña individualista.

El Espíritu de Dios sopla incesantemente en la Iglesia, donde Dios está por siempre "con nosotros". En estos días santos de la Gran Cuaresma, estamos llamados a intensificar nuestra lucha ascética contra las actitudes egoístas, a estar "constantemente esperando en oración" (Rom. 12:12), "viviendo en humildad y practicando actos de misericordia" (Abba Poimen), viviendo virtuosa y misericordiosamente, perdonando a los demás y ejercitando el amor el uno hacia el otro, glorificando a Dios como el dador de todo lo que es bueno, y dándole gracias por sus abundantes regalos. "He aquí, ahora es el tiempo aceptable; he aquí, ahora es el día de la salvación” (II Cor. 6: 2).

Por lo tanto, invocamos sobre todos ustedes la fortaleza de lo Alto para que todos podamos, con un ardiente y alegre deseo, recibir esta Santa y gran Cuaresma. Les deseamos "un buen viaje a través del ayuno",  les concedemos nuestra bendición patriarcal a nuestros venerables hermanos jerarcas en Cristo, así como también a los queridos hijos espirituales de la Santa y Gran Iglesia de Cristo en todo el mundo.


Santa y gran Cuaresma 2018
† B(artolomé) de Constantinopla
Vuestro ferviente suplicante ante Dios